Marisa Baldi, vecina de Bolívar, dialogó con Sandra Renna en el móvil de FM10 sobre un hecho delictivo que sufrió en carne propia.


“Para mí fue una sorpresa, no me lo esperaba”

“Fui a la farmacia Gagliardi (San Martín y Pringles) a comprar unos remedios alrededor de las 19 horas, salí como salimos creo todos acá en Bolívar con la cartera en la mano y el celular en la otra, y me iba acercando al auto donde estaba mi hija y Helena (nieta) y en ese momento venía una bicicleta en el sentido contrario”, expresó.

“Andaba mucha gente en ese horario”

“En la bicicleta venían dos nenes (los dos en la misma bici), porque eran dos chicos muy jóvenes, que es lo que más me sorprende y me preocupa porque si bien los vi a la pasada creo que no tenían más de 12 años; fue ahí cuando el de adelante - me pareció el más chiquito agregó – trató de arrebatarme la cartera”.

“No me pudo arrebatar la cartera no porque yo estaba en la defensiva o porque forceje, sino porque no la pudo enganchar porque yo venía caminando”

“En el momento me sorprendió, y no reaccioné. Como no pudieron sacarme la cartera, se dieron vuelta y me insultaron mientras se iba. Cuando subí al auto mi hija me dice: ‘Te quisieron robar la cartera’, y le digo ‘si’, pero sin darme cuenta”, argumentó.

“La verdad nunca pensé que me iba a pasar algo así en Bolívar, en plena avenida San Martín”

“Cuando llegué a casa decidí publicar en Facebook lo que me pasó porque la realidad es que en la farmacia había abuelos, mamá con nenes, entre otros. La realidad es que a mí no me pasó nada, más que doblarme la mano un poco que me molesta, pero imagínate que un arrebato o intento de algo así un abuelo se puede caer, fracturarse, entre otras cosas”, dijo.

“Quise contarlo para que no estemos tan confiados”

Y agregó: “Quise expresar como una preocupación como mamá, abuela, docente, pienso ¿Qué pasa con esos nenes? ¿Qué pasa con los padres? ¿Qué nos pasa como sociedad? Que hacen esos nenes que deberían haciendo deportes, educándose, estudiando, o estar en su casa. La verdad que me pasaron varias cosas por la cabeza, por eso dije ¡Lo cuento, por ahí sirve!”. 

"Ojalá esto sirva para pensar en que pasa con los chicos que andan en la calle"

“Me causa tristeza que pasen estas cosas, por el futuro de esas criaturas y pienso ¿Qué les espera, como será su futuro? Además del nivel de violencia que tienen, como insultaban. También pensé que hubiera pasado si la hubieran agarrado (a la cartera) si alguien los corría, porque en bici muy lejos no iban a llegar. En bicicleta muy lejos no iban a llegar, la audacia que tienen para esa edad", culminó.

Compartir