GENTE  7 de agosto de 2017

Un padre denunció que su hijo recibió una salvaje golpiza

Hugo Castelli, vecino de Bolívar, dialogó con Sandra Renna, Daniel Ledesma, y Cesar Casas en el programa 'Radioshow', sobre un hecho que le sucedió a su hijo y a una amiga en las primeras horas del domingo.


Fue en la madrugada del domingo, por presuntas intenciones de robo, en la avenida San Martín y Rondeau, cuando transiataba junto a una amiga

“El hecho sucedió el sábado alrededor de las 5 de la mañana (domingo por la madrugada), en la esquina de avenida San Martín y Rondeau, cuando a mi hijo y su amiga los atacaron. Ramiro, mi hijo, venía de casa con una amiga e iban para el boliche. Lo que sucedió es que se le acercó una pareja de atrás, al primero que le pegaron a él, y la agarraron a la chica del pelo y la tiran al suelo; todo sin decirle nada. Intentan robarle el celular, mientras que le pegan a la chica, le hacen sangrar la nariz; a mi hijo le pegan patadas, tiene la marca de las zapatillas en la frente y golpes en la cabeza, a su vez tiene dos puntos en el ojo y está todo golpeado en la espalda, a la altura de los riñones”, expresó.

“Le pegaron la primera trompada y no reaccionó, quedó en un estado de shock que no sabía dónde estaba, y después le siguieron pegando”

“Ambos fueron auxiliados por efectivos de la 'Guardia Urbana', quienes los trasladan al Hospital local, donde los atienden los médicos, pero mi hijo se escapa del hospital y aparece en casa caminando. En el nosocomio lo atendieron, le pusieron los puntos, y después se escapó; a mí me dijeron que se escapó. Pero él en realidad no se acuerda, no nos hablaba cuando llegó”, argumentó.

“En el momento que, a mi otro hijo Gonzalo le mandan un mensaje que a Ramiro le habían pegado y robado, en ese instante llega él a casa; le comenzamos a preguntar y no nos hablaba, estaba shockeado”

Luego me fui al hospital a preguntar, si había ingresado un joven que lo habían golpeado y que lo habían querido robar, hablé con el médico y me dijo que sí, que él mismo le había puesto los puntos, que estaba muy golpeado, que lo cuidáramos, que le podría haber dado una convulsión cuando se escapó del hospital, pero nadie lo retuvo”, dijo.

“Yo creo que no es fácil salir del hospital, por la Guardia, sin ropa, en el estado en que estaba y que nadie le diga ‘no nene, quédate acá porque vos no te podés ir’; yo pienso que tendría que ser así”

“La chica también fue atendida y la fue a buscar el padre. A mí me hubiera gustado que me llamen para ir a buscarlo, lo hubiesen detenido como sea, por cualquier infracción para que se queda ahí; porque lo primero que me dijeron era que mi hijo tenía olor a alcohol, y sí en el boliche él no toma jugo. Según contó, él estuvo en el boliche, fue hasta casa, y volvía”, aseguró.

“Le vamos a hacer una tomografía para ver qué tiene, porque le sigue doliendo la cabeza, aún tiene las marcas de la zapatilla en la cara y en el ojo”

Mi hijo no pudo ver a las personas que lo golpearon porque fue desde atrás, le robaron la remera y el buzo. Quisieron manotearle el teléfono a la compañera, pero no se lo robaron. Yo quiero que esto no pase más, si hay algún testigo que dé su declaración, y que estos chicos que piensen lo que hicieron y se arrepientan”, afirmó. “Yo trabajo en una empresa de alarmas y de cámaras, y en el recorrido que hacen los chicos pos calles Roca, Rondeau, y San Martín, hay por lo menos 4 o 5 casas que tienen cámaras; lo que hay que hacer es tocarle el timbre a esa gente, explicarle lo que pasó y que te muestren el registro fílmico. Si los que los agredieron, agarraron por San Martin para el lado de la estación hay 5 o 6 negocios con cámaras. No sé a quién le corresponde ir a pedir la filmación, pero creo que, si ponemos un poquito de voluntad cada uno, esto sería más sencillo”, mencionó.

“Si ponemos un poquito cada uno, las cosas se solucionan más rápido; pero si andamos que necesitamos un papelito de uno, un papelito del otro, para tomar las declaraciones, y comenzar a buscar, no nos sirve”

“Creo que tendrían que haber comenzado a buscar en el momento que los chicos ingresan al Hospital. Ahí hubo algo que falló. No podemos estar de las 6 de la mañana que los chicos entran al hospital, y si yo no hago la denuncia, esto quedaba en la nada. Si entra un pibe golpeado a la Guardia, lo mínimo es que le tienen que preguntar ¿Que te pasó? ‘Me quisieron robar’, bueno y ahí llamo a la Policía y si está inconsciente y no responde también deberían avisar. Y si el chico se quiere escapar, detenelo, si está alcoholizado más aún; aunque mi hijo venía caminando, porque no sabe manejar, pero detenelo hasta que no venga alguien que se haga cargo”, aseveró.  

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas