Ariel, luego de sufrir un accidente a causa de los perros de la vía pública, que lo dejó imposibilitado para trabajar, le reclama a la A.R.T. Prevención cubrir sus gastos y al municipio que se haga cargo de los animales.


El 18 de mayo Ariel Yaquinta, de 50 años, volviendo de su trabajo en la empresa Vial Agro y bajando de la ruta por la calle Juan Manuel de Rosas, fue atropellado por un perro callejero, cayendo sobre su lado derecho e hiriéndose el hombro.

Tanto en Bolívar como en Bragado y Olavarría, los médicos le indicaron que debía operarse pues tenía un tendón cortado en el hombro. La A.R.T. Prevención-según aseguró Yaquinta- se rehusó a cubrirle los gastos necesarios en todas las ocasiones, alegando que no era a causa de un accidente de trabajo, sino por vejez.

En Junín, de forma particular y a través de la mutual Pequeña Familia, a Ariel lo operaron el 6 de noviembre, y la ART no cubrió los insumos de más de $9000, luego de 5 meses de no poder presentarse a su trabajo y sufrir un tendón cortado.

Su reclamo, además de ser hacia la A.R.T. Prevención, dirige su atención a los animales que viven en la vía pública, y de los cuales nadie se hace cargo. “No vamos a esperar que fallezca una persona por un accidente de animales, para recién después tomar cartas en el asunto.” Aseveró Ariel, pidiendo la sanción de una nueva ordenanza por el Consejo Deliberante de Bolívar, con la esperanza de que se tomen decisiones sobre el asunto. 

Compartir