La mujer solicitó hablar para dejar en claro su postura respecto de un episodio en el que la Patrulla Rural intervino bajo la llamada Ley Sarmiento.


"Es verdad que el caballo hace más de 4 meses que anda solo en la calle, y el domingo apareció en la quinta que yo alquilo y estaba ensangrentado con la cola cortada"

María contó que se encontraba trabajando en una quinta que alquiló en prolongación 25 de Mayo, en inmediaciiones al campo de doma 'Fortín San Carlos', cuando vio llegar al caballo en cuestión, con una herida sangrante y la cola cortada. "Cuando llegó mi padre en la camioneta llamamos a Patrulla enseguida y dimos cuenta de lo que estábamos viendo. Encontramos al potrillo en la quinta de Alonso y decidimos llamar a un veterinario, ya que también tenía heridas en el cogote. Sabíamos que si lo dejábamos así, se moría desangrado. Desde la veterinaria Leonetti nos atendieron y colocaron anticoagulantes, más se le curaron las heridas", señaló.

"Tengo un hijo que ama los caballos, estamos en ambiente de la gente de campo"

"Ahora lo tengo a cargo mío, y lo vamos a cuidar como nos gusta hacerlo. Hay un momento del año en el que se pueden capar los caballos y se les deja la cola larga para que puedan espantar las moscas y otros insectos. La Fiscalía actuó de oficio, en función a la Ley Sarmiento, y a pesar que fuí a hacer la denuncia, me dijeron que no era necesario. Gracias a Dios y a la gente solidaria que existe en Bolívar, pudimos slvarlo", sentenció.

 

Compartir