Máximo Gil, el jugador de Huracán que el domingo sufrió un paro cardíaco en el partido de Sub 21 ante Social de Tres Algarrobos, falleció alrededor de las 14:30 del viernes 29 de mayo en el hospital de Junín, donde estaba internado desde el día del infortunado hecho.

Iban 30 minutos del segundo tiempo del partido de Sub 21 cuando Máxi Gil se sintió mal y le pidió al árbitro del partido que lo acompañara hasta el banco de suplentes.

Tras unos instantes el futbolista se descompensó, tuvo que recibir primeros auxilios por parte de los doctores Javier y Karina Varela hasta que llegó la ambulancia al lugar para trasladarlo al hospital de Carlos Tejedor en primera instancia y más tarde al de Junín, donde falleció luego de permanecer varios días en coma farmacológico.

Ante esta dolorosa situación, la Liga del Oeste decretó duelo por tres días, suspendiendo la actividad de divisiones inferiores, Sub 21 y primera división.



Fuente: futboldeloeste

Compartir