INTERNET  15 de septiembre de 2014

Avioneta cae en el aeródromo de General Villegas y deja dos heridos graves

Todo lo que tuvo de insólito, también lo tuvo de milagroso. Al poco tiempo de haber tomado vuelo una avioneta cayo esta mañana en cercanías del aeródromo de General Villegas, directamente sobre las inmediaciones de la pista de aterrizaje. En el accidente había dos tripulantes que sobrevivieron a la caída, aunque fueron trasladados al hospital municipal en grave estado.

La avioneta bimotor se estrelló cerca de las 10 horas, en un campo lindero al aeródromo de propiedad de la familia Salas a metros de la ruta 33. Jorge Ángel Irastorza, instructor de vuelo profesional, viajaba con Matías López (29), propietario de la aeronave que estaba sumando horas de vuelo. 

El presidente de la institución Ezequiel Paul a Distrito manifestó a FM Urbana que “el avión acababa de despegar del aeródromo y a los minutos de haber tomado vuelo habría tenido el inconveniente en una de sus hélices por lo que no habría tenido sustentabilidad y falta de velocidad de la aeronave y es ahí perdió altura, entró en pérdida y cayó".

Otros testigos del accidente, peones rurales del campo donde se precipitó el avión, manifestaron que ambos pudieron salir de los restos de la aeronave, aunque López fue el que más se lo vio caminando perdido por el golpe, mientras que Irastorza quedo en el lugar producto del gran porcentaje de quemaduras en su cuerpo.

El avión biplaza Beechcraft B 55, matrícula LV-OHD terminó dentro del predio del establecimiento rural aledaño al aeródromo de propiedad de Salas, donde se encontraban en actividad de labranza en ese momento. Los peones del campo tuvieron que dar testimonio de lo sucedido en la comisaría local, ya que fueron los únicos testigos del accidente, que por ahora deja a dos personas heridas e internadas en el hospital municipal de nuestra ciudad en estado grave.

Desde el nosocomio local informaron que las dos personas se encuentran en grave estado: el piloto sufrió politraumatismos con el 80 por ciento de su cuerpo quemado y está con pronóstico reservado; en tanto, el propietario de la avioneta está en la unidad de terapia intensiva también con quemaduras en las vías respiratorias, ambos inducidos a un coma farmacológico, según precisaron, lo cual hace imposible trasladarlo a un centro de mayor complejidad, por lo que permanecerá en el nosocomio local hasta que mejore su cuadro.

Según informo el comisario Darío Valle una comisión de conformado por dos investigadores de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) viajaron hacia General Villegas para hacer el primer informe: se trata de un investigador técnico y un investigador operativo, que son los peritos designados para los incidentes de menor consideración.

 

FUENTE: VILLEGAS ON-LINE

COMPARTIR:


Notas Relacionadas