Colo Unzué, exfutbolista de Bolívar, opina sobre los cambios que este deporte ha sufrido, la popularidad local que ha perdido con los años y la nueva Liga que se planea comenzar.


“Yo ingresé cuando la liga de Bolívar era fuerte.” En ella estaban Empleados, Alem, Independientes, Argentino Juniors, Talleres, Urdampilleta, el equipo de Pirovano, Guglieri y Bulldog de Daireaux.

“Esta idea de reflotar la liga es interesante, jugar en Pehuajó nunca me convenció, la gente de allá es muy difícil.” Se sinceró el Colo “Ponen todo en juego y lo saben aprovechar, cosa que Bolívar nunca lo supo hacer.”

“Ellos si tienen que arreglar situaciones fuera de lo deportivo lo hacen y acá nunca se hizo, nunca se quiso. Gastar plata afuera no es mi idea.”

Edgardo comenzó en el fútbol rural, pasó por el club El Fortín en 5ta división, por Ibarra, Empleados, hasta llegar a Independiente, el lugar en el que siempre deseó estar. Este deporte le dejó grandes amigos y enorme placer de haber jugado con los que marcaron la historia en el fútbol de Bolívar. “Décadas difíciles y doradas en la ciudad.”

“Antes un jugador de fútbol quizá estaba diez años en su Club, y ahora duran seis meses y se van. Eso te da una oportunidad de que haya una renovación permanente de jugadores.”

Jugó en un montón de puestos, comenzó de puntero derecho, Carlitos Díaz lo puso de volante por derecha, estuvo de cuatro, cinco, y hasta de arquero en Trenque Lauquen. De medio campo le gustaba mucho y luego, con la edad, empezó a jugar un poco más atrás, “De cinco es un puesto maravilloso.”

“Particularmente yo dejé de ir al fútbol porque me pareció la mejor manera para retirarme.”

“Nosotros jugábamos por amor a la camiseta. A nivel profesional la camiseta se transpira bastante poco, se está más preocupado por lo que le van a pagar, y no por demostrar en la cancha que realmente se pueden ganar un buen sueldo y por supuesto, la titularidad.”

“Los clubes de Bolívar se les complica económicamente si les tienen que pagar a todos. Hoy en la sociedad moderna el éxito pasa a ser la prioridad, y donde no ganas dos o tres partidos, ni siquiera armas el equipo.”

Edgardo está seguro de que tanto el fútbol de Bolívar como el rural pueden convivir y competir si las cosas se hacen adecuadamente. Antes había equipos en Villa Sanz, La Protectora, en La 20, Ibarra o La 8 “Todos eran excelentes y no había una gran diferencia con los que jugaban en la Liga de primera división.”

Como ejemplo dio la escuela N° 20, que tenía la cancha cerca del Club Planeadores y la Escuela Agrotécnica  “Ni siquiera había alambre olímpico y la cancha se llenaba”

“Pasó a ser un problema, en definitiva, de plata.”

Compartir